agosto 14, 2018

La mirada de David Horacio Montoya

Ya se puede decir que hay una nueva generación de cineastas en Medellín totalmente distinta a la generación que abrió trocha con un cortauñas. Esta nueva generación es de formas distintas, con otros valores, una generación que proyecta placidez e invita a seguir en autopista pavimentada, con velocidad de crucero. Este miembro de esa generación es uno de mis fotógrafos favoritos. Un bacán, un teso, modesto, un brillante y sin esas ínfulas que tanto daño le han hecho a nuestro trasegar cinematográfico:

Reel Documental 2017 2018 David Horacio Montoya - Director de fotografía from DAVID HORACIO MONTOYA on Vimeo.

agosto 05, 2018

Diario de un turista 4

Domingo

Paradójico que me ataque el mono por escribir, precisamente este año que estoy tan en modo montaje cinematográfico. Debe ser el excedente de energía que te queda después de que el dínamo de la creatividad ha estado girando y echando chispas y a todo vapor, full oil, durante los primeros 6 meses del 2018.

 Hoy me he levantado tarde. Cada vez que llegan las primeras mañanas invernales después del verano, es igual: el cuerpo se acostumbra a ese sol forastero muy rojo saliendo detrás de las montañas y, cuando no lo percibe, entonces sigue durmiendo de largo bajo el arrullo de la lluvia.



Transcribo a continuación un fragmento que escribí hace un año en EL DIARIO DE ELLA Y YO:

¨Estoy acostado. Escribiendo. Escribiendo acostado. Como Capote. Café Ekono, del Exito. Echando vapor. Del putas. Mi mejor momento del día. Mis mejores 5 minutos, generalmente.

Daría lo que fuera por irme a vivir a esos 5 minutos en que me tomo los primeros 2 sorbos de café y no salir nunca más de allí. Si la vida fueran 5 minutos y no más.

Aunque viéndolo bien, lo es. La vida es lo que pasa durante los mejores 5 minutos de tu vida. A menudo, hacemos lo que hacemos, todo ese esfuerzo, tanto sacrificio, tantas lágrimas y tantos desvelos, sólo por pagar el precio de los mejores cinco minutos de tu existencia¨.

Creo que eso resume mucho el estado actual de las cosas.  Ha pasado el verano y lo he vivido para cantarlo, como dice Sabina. No me he emborrachado demasiado, sólo un par de veces y más de una noche me he ido a la cama con dos cervecitas en la cabeza. También me he visto unas películas del putas y he leído unos textos increíbles. Todo gracias a que me levanto con las energías suficientes para disfrutar de los mejores 5 minutos del día: los del café echando vapor en tu mesa de La Cocina, temprano en la madrugada y la mascota jugando a un lado con los otros perros de los vecinos. Pura perfección.

Ahora me toca entonces volverme a sentar con la película, hacerme un espacio en su sofá y ponerme a editarla. Hace como dos meses había decidido pararla. Quería más plata y tomar la decisión de ponerme a generar más capital en Medellín. Entre otras cosas porque no tenía teléfono y quería uno. Tenía un par de nuevas novias y quería salir con ellas. Aparecieron viejos afectos y quería emborracharme con ellos. Necesitaba visitar a la gente que me está ayudando con la peli y quería facilitarles la vuelta, a domicilio para no hacerles perder mucho tiempo.  Pero la vida a veces es un toro que no se puede coger de los cachos. La vida es como un barco con el timón averiado que te va llevando fluidamente por el río babel: sin un fin.
Luego vino el mundial de fútbol y las elecciones y toda esa ansiedad que se genera en un aire viciado de publicidad, y de ondas radiales, hasta que dije, No más. Hasta aquí llegué con los medios de comunicación colombianos y con toda esa basura mediática digital que sólo sirve para disfrazar la soledad de las personas. Al fin y al cabo, cuando decides asumir tu soledad y todo lo que ella conlleva, y mirarla de frente a los ojos, sin distractores, ves que no es tan horrible como pensabas y que es mucho menor que la soledad de mucha gente que no se cree tan sola. La soledad de alguna manera siempre está en la vida de todo el mundo y unos, (más temprano que tarde), nos damos cuenta de que ella no depende de tener gente al lado, ella depende más de un estado de ánimo, de cierta actitud mental y, que cuando la miras a la cara, no es solo inofensiva sino también conveniente.

En estos meses de sol fue muy triste volver a salir a la calle para encontrarme con amigos que por no querer reconocer su soledad, y asumirla (y por favor, sollátela, disfrutala, ya somos viejos, brother),  siguen auto destruyéndose sin razón. Manes que fueron héroes en un pasado remoto, manes que iban a ser los grandes cineastas o comunicadores de los 90 y claudicaron. Manes con cargos importantes en universidades y con trayectorias y con estabilidad económica y te los encuentras más patéticos que nunca, más borrachos y empericados y más agresivos, con esa suerte de sarcasmo tardío. Y OJO QUE NO ESTOY HABLANDO DE UNO O DOS ENTRE MI GENERACIÓN. ESTOY HABLANDO DE UN MONTÓN, OCHO, NUEVE, DIEZ, 15, 20 MANES MUY AUTODESTRUCTIVOS.

 ¿Acaso no quemaron la etapa del sarcasmo entre los 20 y los 30 años de edad?  ¿Se habrán dado cuenta de que el sarcasmo en la vida real ya no se usa desde que existen las redes sociales? ¿Habrán intentado hacer una ironía en Twitter para no tener que herir a los suyos en la cotidianidad? Pobrecitos: alguien les vendió la idea de que el sarcasmo era signo de inteligencia y se quedaron toda la vida creyéndose el cuento. Yo también viví mi juventud con esa creencia (por favor, ¡yo fui el reiventor del sarcasmo en Medellín!). Luego el tiempo me enseñó que el sarcasmo es un gesto lleno de terror, pánico y de cáncer espiritual. SE NECESITA, A VECES PIDE SALIR A PROPULSIÓN EL SARCASMO DESDE TUS ENTRAÑAS, PERO NO LO USES COMO UN REVÓLVER PORQUE PUEDE SERLO. NO LO APUNTES A LA CABEZA DE NADIE, DISPARA TUS BALAS DE SARCASMO AL AIRE, COMO YO, QUE JODO EN FACEBOOK, PERO YA NO JODO A NADIE ESPECIFICAMENTE A NADIE CON MI CRUZ. - BUENO, ESTO LO DIGO YO QUE ANDO BACANIADO, TRABAJANDO POCAS HORAS, DURMIENDO MUCHO, RESPIRANDO AIRE PURO, JUGANDO CON MI PERRA TODO EL TIEMPO, CUMPLIÉNDOLE POCAS HORAS DE TRABAJO A UN JEFE QUE ES UN BACÁN Y NO ME CHIMBEA PARA NADA . OTRA COSA ES TODA ESA GENTE QUE TRABAJA EN MEDELLÍN QUEBRÁNDOSE EL LOMO, CEDIENDO SU VIDA ENTERA AL CAPITALISMO, AGUANTÁNDOSE LAS INSTITUCIONES PERVERSAS DE ESTE PAÍS -.

Por otro lado, en cambio, vi que un montón de amigas están mejor con ese tema de la soledad. Las había dejado de ver el año pasado y las había dejado felices con sus historias de amor. Este verano me desatrasé de sus vidas y varias de ellas ya no están con sus parejas. Pero vea usted: cómo lo saben llevar de bien. No se ponen a tapar, a maquillar, a chillar y ahogarse en jornadas de licor como mis tantos amigos varones . Por el contrario, las vi mejor, más aplomadas y de hecho más felices, prósperas y rebosantes de energía creativa (a pesar de problemas grossos). En este largo descanso de la película, que ya se extiende más de la cuenta, logré sentirme muy orgulloso de muchas mujeres en Medellín.  Para la muestra, este fragmento de un chat en wasap - con música de Silverson Pickups de fondo- :

- ¿Y el amor qué?

- Jajajaja... Algo ausentes... ando muy ocupada y, con mis rollos, se fractura un poco la relación...

- Todo amor eterno dura 4 meses.

- Jajaja, Me duró un poco más. Pero obvio, se acaba, muy a mi pesar.

- El sexo desaparece, pero el deseo no.

- O al contrario, jajaja

- jajajaj

- Sin duda prefiero el deseo.

- Uf. Como tú y yo hasta el fin de los tiempos.

- Tan bonito. Algo así. En mi corazón sí que hay ganas de desear.

- Ese estado es muy bacano.

- Sí, aunque nos hace sufrir un poco.

- Esperate que llegues a los 40.

- Jajajaj, hace rato que pasé por ahí. Y no pasé ilesa. He dado tumbos.

- Quien iba a creer.

- Por

- Porque sos una especie de heroina. Para mí y para un montón de gente.

- Pero también sufro por desamor.

- Increíble.

- No es fácil, lo que pasa es que me repongo

- Bienvenida al club.

- Jajajaja

- y bueno, bacano que te muestres vulnerable.

- Claro. Lo soy también.

- Estar terrible también me habita.

- Uf.

Todo este tema da para muchas confusiones y creo que es mejor dejarlo así. En una sociedad donde hay una especie de sobrevaloración de la institución familiar (ver  video blog de Fernanda Solórzano de la primera semana de agosto), vale la pena preguntarse, ¿Qué es la familia? ¿quién es la familia?

En una Santa Elena que muchos hemos escogido como una forma de isla desierta a la cual irnos a amarrar con nuestras parejas para que nadie nos moleste (esa fue mi motivación e inicios aquí, y mi vida durante muchos años), es altamente sospechoso el gesto. Sé por conocimiento de causa que el amor en Santa Elena también es una forma de arrinconar a la persona amada (el frío asusta a todo mortal y queremos minimizar a toda costa esa desprotección). Las opciones en este tipo de zonas, no son muchas, no van mucho más allá de entrepiernarse para esconderse del mundo, pero sobretodo para esconderse de sí mismo.

Todavía, por ejemplo, estoy pagando el precio de hacer un corto como ES DOMINGO YNTAN. La gente local, que lo ha visto, se llenó de pavor.

¿Cómo puede haber tanto horror en la vida cotidiana de Santa Elena? En algo tan insulso y anodino como una tarde soleada, me dijo la expresión de más de un@ que lo vio. Otr@s aun se burlan de mí, como si el cortometraje hubiera sido autobiográfico - ¿qué película no lo es?-. Much@s, de es@s, que te odian camufladamente, que están buscándote eternamente la caída, han aprovechado el asunto para atacarme. - Lo bueno de esa película es que me he dado cuenta quién quiere verme mal /YO ME HAGO EL MUERTO PARA VER QUIEN ME LLORA Y PARA VER QUIEN ME HA USADO/ dice Charly García - .

Lo que quizás no saben todavía, es que yo hice la peli estando casado y arrejuntado, no estando solo.  YO era en ese tiempo, y por muchos años, como esa gente que saca la pareja a exhibirse  por el parque del corregimiento, por honor familiar. Y que lo que ahora capto, que quería decir, (no en ese tiempo. En ese tiempo quería hacer un retrato de lo que era el ermitaño clásico de Santa Elena, muy distinto a mí y en vía de extinción), es que sí, que me sentía profundamente solo en una relación supuestamente idílica, largamente soñada, pero que ahora quería volver a ese punto de partida donde la soledad es asumida y real, no una ficción disfrazada como estaba sintiendo a mi matrimonio en ese momento.

Total, hoy la cosa no ha cambiado mucho. Todo sigue exactamente igual, excepto que los chats han vuelto y que la puta película sigue sentada en el sofá, esperando que la despierte de sus largas vacaciones de verano, y que se me ha ido otra mañana más procrastinando, y yo sin poder volver a sentarme a editar y, encima, el pito del celular sonando pues hay amigos que se niegan a que termine el verano de cervezas.

Chao, película, hoy tampoco pudo ser (aunque quién sabe: en la bohemia también hay otro tipo de músculo creativo). Mañana nos vemos. Mañana será otro día, ojalá sin guayabo. Que te vaya bien en ese sofá. Los mejores 5 minutos del día, hace horas que ya no están aquí.

- REDACCIÓN NEBLINA - .