noviembre 24, 2018

NO ESTÁS LOCO, SI OYES VOCES EN TU CABEZA

REDACCIÓN NEBLINA - Dice Deleuze que el carácter omnipresente de la voz en off sugiere que ella sea la misma voz de Dios.  Aquí un homenaje a ese recurso de la forma más deliciosamente posible. Solo que es una voz-off esquizofrénica, la voz enfrentada que le habla al loco y no habla por el loco. Una voz de la conciencia más que una voz documental. La voz de Gazú regañando a Pedro Picapiedra. Nunca el delirio se había burlado tanto de sí mismo. Viajar en el tiempo como metáfora. La paranoia colectiva como gesto poético. 

Y para aquellos últimos románticos, que hemos sufrido algún tipo de romántico matoneo por haber celebrado en su momento la super romántica ´Nuestros Amantes´ y que de alguna manera pedíamos a gritos una segunda parte, para aquellos, pues, se nos has cumplido el milagrito y por partida triple, porque la misma Michelle Genner ha vuelto en su faceta más profesional, más idiomática que nunca, por la misma línea de la cinta referida, en el arte de hacer reír a los demás y no en otra pieza monolítica de 90 comerciales minutos sino en una serie más comercial todavía de varios capítulos. 

Fuera de ello, los diálogos son estupendos y el tono inmejorablemente calibrado.  ´En Tu Cabeza´ es poesía de la carcajada pura. Nunca paras de reírte. Te destornillas a destajo. Y sin embargo qué sofisticada es. No es el efectismo ramplón de Alex de la Iglesia. Es el comentario blanco de la auto burla lo que gatilla la risa. El plot es, tal vez, el más ingenioso de serie de ciencia ficción alguna desde que alguien anunció por la noticias de que se había comprobado científicamente de que todos nosotros no somos más que un video juego de simulación virtual y desde que la moral Blackmirror había cancelado el discurso ambiental como tema de primer orden en la agenda.

Hoy vuelve el llamado ecológico. Se posiciona como tema de responsabilidad cinematográfica de primer orden. ¿Quién hace denuncia del mundo actual pasando del humor al romance como deshojando margaritas? El cine ya no. 
Las series lo hacen. Y las series auspiciadas por la empresa privada más. Las series, como el reguetón, ganaron. Y las de amor nunca llegaron porque siempre han estado. Sobrevivirán al alegato político, sobrevivirán al realismo social. Déjenle el cine panfletario a los mexicas y a los argentinos y a los franceses y a los italianos, que lo están haciendo muy bien y cada tanto vuelven a infiltrar Hollywood con su corrección política. Nosotros los cursis nos quedamos en YouTube, en Netflix, viendo historias bobaliconas que se burlan de lo ridículo que es el amor.   

¿No es una serie? Bueno, al menos fue concebida como tal o derivó como tal.

Invita SECRETARÍA DE MOVILIDAD DE MEDELLÍN, busca las bases del concurso en su portal

Invita SECRETARÍA DE MOVILIDAD DE MEDELLÍN, busca las bases del concurso en su portal