noviembre 19, 2018

Martin Hannet por Joy Division

Más que una película sobre Joy Division o sobre Manchester, como dice su introducción misma, este documental es un homenaje a Martin Hannet, el productor que agarró sus almas y las llevó a otro nivel.

Aunque es mencionado sólo un par de veces durante todo el film, Hannett es la representación de lo que fue un sonido, cierto tipo de grito, cierto tipo de voz que decía: ¨somos la revolución industrial, somos la revolución digital, somos pasado y futuro¨. 

Nada.

Esa medio guevonadita.

Nada de maricaditas renacentistas ni fundaciones protestantes. Hablamos de cosas concretas, reales: revolución industrial y revolución digital. Punto. Las dos cosas que mejor simbolizó este personaje del que no se ha empezado a hablar, alguien que más que producir bandas de punk, las espiaba y vendía la información a las empresas fabricantes de juguetes para músicos locos. 

La sola mención de Martin dentro de la trama, es el gran punto de quiebre, el punto de giro que lo cambiaría todo en la historia para ´´una banda que no sabía nada´´, como él mismo los definió, ´´Podía hacer con ellos lo que quería, cualquier cosa´´.