julio 24, 2013

Veo más gente muerta y yo también estoy muerta

Tal como los gays que creen que en el fondo todo el mundo es gay, el problema de los muertos es que también son movimientistas, cual pastor cristiano, todos los muertos aspiran, sueñan, a que cada día van a ser más. 

De ahí que hace  un mes, más o menos, reseñara sobre esa fórmula tan fascinante de I See Dead People de Sexto Sentido y me preguntaba, ya, dónde estarían las demás películas en las que hubieran dos o tres muertos que se creyeran los más vivos (¡eso es tan paisa!. Aquí deberíamos hacer la primera película de muertos vivos o vivos muertos, como se quiera mirar). 


Entonces: ¿cuál será la próxima? ¿Dónde estarán las otras? ¿Cuántos millones habrán recaudado en taquilla?


Con un poco inevitable de Sexto Sentido y otro poco de Sin Miedo a la Vida (casi un remake) esta película termina casi siendo un chiste, pero un chiste tierno, que te logra calar, como te podría calar un paseo por un parque una bella tarde de primavera.


Me muero por saber cuáles serán los próximos muertos del cine que puedan actuar tan bien.