marzo 28, 2013

Correos linkeados llegan



Me decía mi amiga Diana Jaramillo Campo, alguna tarde, que toda la mierda que uno se come en la vida como profesor se ve recompensada cuando te encuentras con tus ex alumnos y te agradecen de distintas formas tus enseñanzas. 

A veces, te confiesan admiraciones secretas, otras veces directamente y algunas pocas como si fueran tus mejores amigos (as) cuando en su momento te tiraban a matar como al peor enemigo.

Este no es el caso de ninguno de los anteriores. Pero sí es el caso de uno de esos exalumnos que de vez en cuando escriben a saludar, con algún link adjunto: