febrero 01, 2013

La neura contenida, en Pequeños Mueblecitos

Todo está a punto de explotar. Pero nada explota en New York. Bueno, a veces sí, pero es la neura más controlada del planeta, diría yo. 

Se supone que una forma más de ponerle el dedo a la llaga del tic-tac. Porque el tic-tac es una llaga y está ahí en la mesita de noche de nuestras intimidades más adoradas. Tic.tac, tic-tac. Creo que ya lo había dicho antes en este blog, pero esta Tiny Furniture me lo ha vuelto a hacer escribir.

Y como su título, esta es historiecita muy newyorkina, una historiecita de trabajo en restaurante, una historiecita de esas judías que te pasan unas 6 o 7 veces al año en esa ciudad, cuando estás en tus 30´s. 

Tiny, tiny furniture, una historia en la que te alcanzas a lamentar cómo la clase media norteamericana se puede enredar en unos conflictos tan bobos, mientras que en países como en Colombia la vida se cae a pedazos, porque en el fondo quizás, en países como Colombia no hay autentica clase media.