diciembre 05, 2012

´´¡Ey! Hispano de mierda... Anciano decrépito´´: la incorrección política como medida desesperada

A veces me pregunto cómo hice para perder tanto tiempo en una época de mi vida, viendo todas esas películas de Bergman y de Trauffaut, (que lo único que hacen es agregarle confusión y complejidad a la existencia), 

cuando el cine debe ser todo lo contrario: o sea, claridad, luz, rutas a seguir, como ésta Old School donde no hay que tener dos dedos de frente y vislumbrar unos mensajes claros de supremacía blanca a través de una hermandad universitaria cuyos súbditos, en tonito jocoso, 

resultan arquetipicamente tan reales como la vida misma: hispanos, negros, hippies y viejos decrépitos, deshechos todos de la sociedad, a la luz de la lógica histórica, coincidencialmente, más decadente en la industria de Hollywood.  

Será la incorrección política una medida desesperada que puede hasta funcionar. 

La risa está garantizada, eso sí.