septiembre 20, 2012

Yo también metí perico en la trastienda del Guanábano, pero con la diferencia de haberme regenerado en los 90

Studio 54 es una bonita película sobre el fin de la inocencia, pero sobre todo lo que significó también el fin de la inteligencia tonta en Estados Unidos. 

Nunca más el entretenimiento volvería a ser soft. 

Luego de Studio 54, el entretenimiento nocturno ya iría a estar cruzado siempre por la pesadez de las drogas duras.