junio 10, 2012

No apto para músicos frustrados

El mismo documental lo dice: Bunbury es un artista que no deja indiferente a nadie. Es un fenómeno mundial. La mitad de rockeros lo amamos y el resto lo odia. 


Lo interesante es que si te das a la tarea, podrás ver que los detractores de Bunbury son en su mayoría artistas frustrados o bobos con tribuna, un tipo de público que abunda en países como Colombia, por ejemplo. 


Por eso esta pieza audiovisual es un material no apto para músicos frustrados, pues quiérase o no, la historia de Bunbury es una historia-mezcla de éxito y excelente rock and roll.