mayo 06, 2012

Flirteando con el desastre

El mejor Woody Allen. 


Pero sin Woody Allen en los créditos. 


El punto exacto donde los hermanos Cohen se encuentran con David Lynch y Roman Polanski.
El tipo de película que no serviría para decorar tus fines de semana, pero tampoco para hacer un comentario político. 


El triunfo de la kinestesia sobre la actividad artística. 
La plástica que justifica la cultura capitalista de Netflix, sobre Cuevana.