febrero 18, 2012

Charly Alberti: la grabación en casa es el presente

Yo no sé cómo irá a seguir cayendo esto, especialmente en esas geografías donde la elaboración de placeres exquisitos sigue siendo pensada como una cuestión de privilegios.


 (Nos gusta pensar así: creando élites de todo. Está en la estructuras, en nuestra forma hispana de encarar el mundo.)


Pero, independientemente del alegato político en favor de la democratización del arte y de la industria del entretenimiento, lo cierto del caso es que para los artistas queda más práctico trabajar desde la casa o desde la parada del bus donde, mejor dicho, te agarre la idea. 


No importa que todos los de la fila te estén montando la competencia, creando arte igual. 


Puede ser que lo tuyo sea lo único que vale la pena.


 O que lo tuyo sea lo único que no vale la pena en todo el autobus, (aunque tu tengas más reconocimiento que ellos).


Yo nunca me imaginé, por ejemplo, hace 15 años, que hoy hubiera podido estar editando un largometraje en mi cama, acostado. (Ni siquiera sentado en un escritorio). ACOSTADO

... Ni siquiera hace dos años, cuando veía los I-mac de la U. de A. bloqueados por un render de video en full HD, me hubiera imaginado que hoy pudiera estar editando 50 gigas del HD más salvaje tranquilamente en un sencillo Macbook, pantuflas y pijama de por medio, en la tranquilidad de mi hogar, sin necesidad de aguantarle los egos a nadie. 


Hay mucha nobleza en ese concepto. En que la tecnología, cada día, es doblemente más poderosa y triplemente más amable. 


Aunque lo importante siguen siendo las ideas detrás los proyectos, por si no se ha enterado, querido lector. 


Igual, como lo dice Charly en esta entrevista, "nadie ha vendido más discos por tener una calidad de sonido superior". Qué bellas palabras.