enero 29, 2012

Impunity de Hollman Morris, NADA NUEVO BAJO EL SOL

Con todo lo efectista y lacrimógeno que resulta este documental, no deja de ser otro subproducto más de esa clase media colombiana, cuya pasividad amiguera de los mismos mass media oportunistas, no deja de ponernos perplejos.

Que los actores de la guerra son unos. Sí. Que los antagonistas son otros. También.

Que el conflicto ha convertido al país en un caos y que Impunity, tal vez, le sume un poco de entendimiento ordenado a los últimos diez años... Puede ser. El aplauso a un comentario medio iluminador, no se le niega a nadie.

Pero, ¿y?

 ¿Dónde está el plano de reacción? ¿Dónde está el testimonio de las mil y una voces, con voz, que deberían indignarse ante cámaras y que no lo hacen? La izquierda exquisita que se jala los pelos desde la ciudad...

¿Dónde está el testimonio de los señores de la Andi? ¿Dónde está el testimonio de  Gurizatti? ¿Y los Samper y los Sánchez Cristo? La gente que mueve este país como le da la gana. El personal que mira desde la tribuna la guerra, se divierten y madruga al otro día a organizar marchas, y a hacer colectas,  a mover los hilos. Los intocables.

Vos, Hollman, como buen porno-miserabilista audiovisual que se suma a la larga fila de auto-lavadores de conciencia, te aprovechas de las mierdas locales para convertirlas en oro, afuera. De lo contrario, pondrías el foco en otra parte. Para ver llorar víctimas estamos hasta la coronilla.

El truco está en la alquimia y ese sí es el verdadero arte.

Metete algún día con el silencio cómplice de tus colegas y te creeremos.


Impunity  de Juan Lozano y Hollan Morris. from Jorr on Vimeo.