diciembre 17, 2011

Coppola y otros directores incomprendidos, solo redimidos por la historia

El problema de quedarse sin internet, y sin cable, es que a vos te toca echar mano del material que tenés en tus discos duros, o el de la biblioteca local, para paliar tus largas noches sin cine.


De ese modo, te encontrás con títulos, tan eternamente pospuestos por lo oscuros y crípticos, como la trilogía de El Padrino, la cual de redentorio solo tiene la pista de audio con la voz de Coppola contando datos increíbles (como el de que El Padrino I estuvo a punto de cambiar de director a la tercera semana de rodaje, efecto desconfianza de los productores).


Igual, me estuve desatrasando con la ópera prima de Linklater (Slacker), Zabrinski Point de Antonioni y con la no menos desesperanzadora Cárcel de Carandiru, todas muy bien hechas pero muy lejanas de lo que me pueda interesar ver en una época tan luminosa como la de navidad.


Total, creo que ya tuve la dósis justa de cine arte este año y me dispongo a ver toda la chatarra que pueda encontrar por ahí.


Valga la pena postear el trailer de El Padrino I, como película de bajo presupuesto con decenas de errores y planos mal hechos, que ha logrado trascender como una de las más importantes de la historia.