octubre 29, 2011

Qué pena tu vida

 Primera película latinoamericana de la era Facebook. Llena de trinos en Twitter, carros del año, decorados art deco, pintas newyorkinas en un Santiago afrancesado y planos grandilocuentes en High Definition. 

Aunque menos arribista de lo que parece, si te descuidas, y no sacas tu callo de cinéfilo, te manda a cambiar de canal en los primeros 10 minutos de trama, por frívola y banal. 

Pero vale la pena sobrevivir a ella misma. Al final el buen corazón de los personajes es el que se impone.