septiembre 14, 2011

No es país para viejos, por los hermanos Cohen

¨¿No estaremos ante una nueva clase de humanos?¨, se pregunta constantemente Cormac Mcarthy a lo largo de sus obras.

Pero no con esa falsa esperanza científica de los románticos, no a lo bien. Sino a lo mal. Así, como los ojos de Javier Bardem en esta película. Como los ojos de las personas que perdieron su alma. Como los ojos de una nueva época que se nos vino encima.

Nunca había mirado con gran entusiasmo esta aplaudida obra de los Cohen, pero después de leer a Cormac uno entiende de qué van tantos honores.