abril 17, 2011

CONVERSACIONES CON OTRA MUJER


Es aquí donde el cine cumple su misión principal.

O sea: arrojarte a la calle un poco más reconciliado con el mundo. La-Felicidad-después-de- los-créditos.

La felicidad con crispetas y coca-cola.

La felicidad de que alguien comparta sus arqueologías más íntimas con vos o, en su defecto que, por alguna extraña razón, un puñado de imágenes en un espacio bidimensional te hagan sentir mejor persona.

¿Qué más puedes pedirle al milagro de las imágenes en movimiento, -siendo que hace mucho tiempo dejaste de ser un romántico-?

Con destellos de conciencia por doquier, CONVERSACIONES nos arroja a la enciclopedia personal de una pareja que se reencuentra muchos años después de haberse separado, en un carrusel de planos insertos, los cuales a veces pueden ser traiciones de la memoria. O no.

Qué importa. Tal vez la vida, como dice García Márquez, no es como la vivimos, sino como la recordamos.