diciembre 26, 2010

Man stroke woman

Está hecha de pequeños skatches.

Y aunque se puede, debe, y tiene, que catalogar como comedia, la intención de esta serie británica parece no hacer precisamente reír, sino más bien presumir de excelentes actuaciones.

Casi toda la fuerza dramática proviene de sugestivas mini historias las cuales, a veces, rayan con lo poético y con lo irónico, pero a medio camino de la caricatura.

Desde un escenario latino, se puede correr el riesgo de encontrar ecos del modelo La Carabina de Ambrosio o de Sábados Felices en Man Stroke Woman, pero, ojo: aquí lo grotesco viene de la psicología de los personajes, de sus actos.

Aquí nadie tiene que disfrazarse con ropas estrafalarias.

Tira cómica filmada en 35 mm, hecha para televisión, sin caer en lo pintoresco y sin la necesidad de contar chistes.