junio 26, 2010

Vigila y castiga

A veces hay que pararse delante de un tablero, a dictar una clase, para darse cuenta de que el mundo se ha convertido en una amalgama de seres desafectivizados, con las figuras paternas desdibujadas, al cual no queda más remedio que vigilar y castigar.

Para nadie es un secreto que no es lo mismo enseñar hoy en día que enseñar hace 30 años, cuando todavía los pubertinos  salíamos de la casa con el chip del respeto.

Esta película, hecha en video, nos muestra el estado de esas cosillas y de unas cuantas más.

No hay comentarios: