junio 13, 2010

Tumbando el mito de buen-cine=industria

Decía Aristóteles que la historia ideal debía proponer un tiempo intrínseco de 24 horas, representado en hora y media.

Fue tomado por loco.

Eran tiempos cuando la interpretación de una obra escenográfica podía durar, en tiempo real, hasta semanas, y los espectadores acudían a las funciones con fiambre y cobija.

Hoy día las cosas no han cambiado demasiado en cuanto al timing ideal de una narración on stage. Y aunque odio clasificar el arte, voy a poner esta obra maestra del cine contemporáneo en la carpeta de Hitos Cinematográficos. Las comparación es inevitable con Do the rIght thing de Spike Lee.

Había que esperar tanto para tener nuestro propio monumento al realismo social moderno?

Difícil saberlo; pero Uruguay con 25 Watts ha demostrado que es falso eso de que "hay que tener una industria" para hacer buenas películas.

No hay comentarios: