junio 04, 2009

IMPORT/EXPORT

No es que el tiempo me haya vuelto un insensible. Es que el cine se está quedando sin dolientes. Durante la proyección de esta película entendí porque no había vuelto a los teatros. Es que me da mucho coraje que juegen con mi tiempo, aunque por estos días yo sea el ser más desparchado sobre la tierra.

En efecto EXPORT/IMPORT es esa clase de cinta en la que vos tenés el chance de cortarte las uñas, ir al baño, hablar por celular, pagar los servicios, tomarte un café en el Astor, volver a tu butaca y no haberte perdido de nada. Entre los primeros minutos de cinta, y los últimos, el abismo es insondable.

No hay comentarios: