junio 29, 2009

CINE CONCEPTO

Como diría mi amigo Hencker, en tono irónico, esta película podría clasificarse dentro del nunca bien ponderado género del puro Cine-Concepto (ja-ja, ja, ja!).

La metáfora está. Y más blanca no se puede. Se trata de una historia desarrollada, toda, en el desierto, escenario místico-plástico por excelencia, ideal para cualquier taller de campo de un estudiante primíparo.

Una pareja de jóvenes blanquitos, suerte de Adán y Eva contemporáneos, deciden salirse de su ruta por la carretera pavimentada y adentrarse en el desierto.

Eva le dice a Adán, una vez están a punto de terminar las vacaciones: "Y este es todo tu ideal de aventura?".

Entonces, Adán, tentado y herido en su orgullo macho, decide dar un timonazo, salirse del confort de la civilización occidental y hacerle el amor a su mujer sobre las dunas ardientes del Sahara.

Luego para pagar su osadía contra el Señor... digo, contra el progreso... el Jeep se les vara y el agua se les agota y se pierden y lloran juntos y tienen que optar por pedirle ayuda a un árabe, medio hippie, que anda en su motocicleta aventureando por la vida (no confundir con el diablo por favor).

La cosa no tiene vuelta atrás. Si ve? Por metersen a llamar la tentación! Por tomar riesgos! Por él ponerse a hacerle caso a ella!

Hay que matar al maldito árabe y volver a encontrar solitos el camino hacia la autopista.

No hay comentarios: