abril 26, 2009

Por fin una de tus recomendaciones


Azul Oscuro, Casi Negro, es el título de esta historia deconstruida al mejor estilo del Realismo Social norteamericano, con ciertos pincelazos muy del corte Ken Loach School. Mejor dicho, Realismo Social británico meets Sundance Festival. Lo curioso es que está hecha en España con azules y rojos desteñidos como si se estuviera haciendo una oda permanente a la bandera de Estados Unidos.

Qué implicaciones políticas podrían tener desiciones como ésta? Pues podríamos aventurar que los españoles se sienten consciente e incoscientemente capitalizados, absorbidos por el imperio corporativo, el de las gigantescas multinacionales. De hecho, el título de la obra remite mucho a eso, Azul oscuro casi negro, es decir, sentimientos muy fríos listos para lucir un traje de yuppi muy negro.

Nótese que la historia se desarrolla en el verano español, sabemos que hace mucho calor porque los personajes nos lo dicen, pero los espectadores nunca lo sentimos, porque en los corazones de los protagonistas hace mucho frío. De ahí el tratamiento del color virado a todos los azules posibles, como los tiempos que corren, tiempos azules casi negros.

Por otra parte es preciso celebrar esta peli, porque a pesar de tener un tempo de montaje bastante gringo, sigue siendo una película de personajes. En su argumento no hay demasiado interés de mostrar las peripecias de aquella estructura clásica de un protagonista bajando a los sótanos de la muerte para rescatar un trofeo y traer un mensaje al mundo; vaya! la típica historia de Hollywood.

No. Aquí no hay guías tampoco que le muestren al héroe hacia donde ir. Aquí todos son héroes a su aíre, como en la vida real y todos tienen su propia historia, sin ganchos ni trucos. Personajes tratados a profundidad. Varias películas paralelas en una sola. Y como siempre, las historias de clase obrera terminan siendo existencialmente más interesantes y concretas que las imagenerías aberrantes de la clase media. Bien por el timing logrado en este tipo de películas políticamente poco sospechosas.





No hay comentarios: