marzo 07, 2009

Requiem por un moco

Esta película, que le fascina a los jóvenes, no sabría cómo leerla alguien como yo. De entrada me fue muy recomendada, con buenos pergaminos. Pero yo ni siquiera la pondría al mismo nivel de Trainspoting, cuyo efectismo y manejo del expresionismo, gratuitos, te dejan con un palmo de narices al rodar los créditos.

Los primeros quince minutos de cinta son los más prometedores que haya visto en cinta alguna: complejo de Edipo redimido por historia de amor entre pareja traviesa de norteamericanos - bien plantados-. Nueva York, en algún barrio de clase obrera. Paisajismo virado al magenta, diálogos con atmósfera retocada en Photoshop...

Pero veinte minutos después todo se derrumba. Lo que era idilio cinematográfico antes, ahora se convierte en mera complacencia digital; coqueteos con el formato video-clip, pero en términos de una soledad en resortes narrativos y una total ausencia de respeto por una continuidad en recursos dramáticos. La tensión se reduce a hacer del viaje un paseo por todos los efectos que te pueda brindar un Final Cut Pro.

Tal vez, quienes hayan disfrutado a Requiem for a dream se hayan dejado deslumbrar por un rompimiento de los esquemas convencionales de género alguno. En cuál género podríamos clasificar esta película??? En ninguno. Básicamente en ninguno. Y es quizá ahí donde impere el encanto de esta película para las nuevas generaciones. En esa cosa de creerse estar en contacto con una experiencia totalmente nueva desde el punto de vista formal. Pero no hay tal. En REQUIEM POR UN SUEÑO (qué buen título!) sólo asistimos a una pobre exhibición de herramientas digitales muy bien sonorizadas en el TimeLine del software de turno.

Revisemos la historia:
Joven adolescente le roba a su madre para drogarse. Joven adolescente siente cargo de culpa. Joven adolescente se inyecta heroína en sendos homenajes a Pulp Fiction. Joven adolescente es redimido por el amor a su hermosa novia. Joven adolescente no se chuta más en sendo acto de arrepentimiento. Joven adolescente cree crecer al ir donde su madre yonqui y pedirle disculpas por todo lo mal que se ha portado. Joven adolescente ya no le roba más a su madre. FIN.

Y yo digo como Condorito: Plop! Exijo una explicación.

Me quedo con los antecedentes inmediatos de "Requiem". Me refiero a Natura Born Killers y a Trainspoting. Por lo menos en estas dos últimas llegué al final, sin percatarme que lo que te ha sostenido en el mundo durante las dos últimas horas es la conciencia de un trasero maltratado.

No hay comentarios: