enero 22, 2009

Más extraño que la ficción

STRANGER THAN FICTION

Adaptation, Eternal Sunshine, Running with scissors, The Believer, The Squale and the Whale, Stranger than fiction y un largo etcétera, son tìtulos que hacen parte de un grupo de películas muy Indie, muy Brooklyn y que saben mucho a judìo newyorkino de biblioteca pùblica y que ahora podemos disfrutar gracias al buen criterio de Cinemax Colombia.

Me encanta reencontrarme con estos tìtulos que tantos inviernos me ayudaron a calentar en Estados Unidos. Làstima que, como siempre, lleguen tan retrasados a nuestro paìs o que nunca lleguen. Làstima, repito, porque es otro tipo de cine, mucho màs calidoso que los convencionales Blockbusters colombianos, (aunque èstos parecen estar asimilando lentísimamente el fenómeno Indie). Pero no sè. El cine de este cierto grupito de Brooklyn, tiene algo, un no-sè-què punky que fascina y que te reconcilia con el asunto judìo en tiempos de arremetida israelí.

En esta película, en particular, podemos disfrutar de las tribulaciones tìpicas de un escritor (ahora que la red nos da la oportunidad de que todos lo podamos intentar sin necesidad de recurrir a una editorial).

Sin embrago, Stranger tha fiction es una de esas freakadas que te dice cosas entrelíneas. Todo el tiempo te està hablando esta peli al oìdo, la trama pasa frente a tus ojos, pero hay otros discursos no subliminales, màs bien subyacentes.

Hay que ver Stranger than fiction. El cine lounge de los judìos de Brooklyn, un cine chill out, si cabe el tèrmino. Un pasabocas necesario para irse después a un concierto de punksito en algún parque cerca de tu casa.

Lo màs chistoso es que todo esto se vincula misteriosa y chistosamente con esta nueva curva ascendente de productos audiovisuales de ¨izquierda¨que estamos presenciando en la televisión por cable. Desde hace 15 dìas, un poco antes de la posesión de Obama, Canales como History Channel, Cinemax, Discovery, Vida, y un largo etcétera otra vez, se dignan a poner cintas consideradas en la era Bush como mamertas, o de ghetto o de minorìa (nunca antes habìa visto tantas pelis de Spike Lee en una semana) . Ja, ja, ja! Què estùpido y que divertido es este ritmo cìclico del oportunismo polìtico de los medios oficiales de comunicaciòn. No me quiero ni imaginar còmo estarà el asunto por el lado de la prensa escrita en Platanolandia.


No hay comentarios: