julio 25, 2008

Pasar la página, por favor

Me da pena decirlo porque Oscar Campo es un tipo bacano, lleno de intenciones muy nobles cuando uno habla con él y cuando está detrás de la cámara. Pero esta cinta es digna merecedora del mayor de los olvidos. Alguien debería recomendarle a los cineastas como éste el libro CARTAS A UN JOVEN NOVELISTA, específicamente en ese aparte que habla sobre los Niveles de Realidad. Hay que pasar la página cuanto antes. Este es un pequeño paso de un cineasta, pero un gran retroceso para el cine colombiano.







Sandro Romero Rey

No hay comentarios: