junio 05, 2008

HABLANDO DE TERRORISTAS

Al mejor estilo de Bush y Uribe, esta película es terrorista per se. Te mete miedo; te hace sentir que ella es el veneno, pero también el antídoto.

Al margen de su poder sugestivo, también es un llamado a la sociedad civil tanto como la consagración definitiva del comic: o sea: es arte y no lo es; es cine y no lo es; es poesía y no lo es.

Es más bien narración y reciclaje de viejas ideologías. Nada recomendable para ver junto al DVD de Jaime Garzón. Las premisas se articulan tanto que uno tiende a pensar que la una es la continuación de la otra.

Ah! Y otra cosa que se me olvidaba mencionar: es tan inglesa como la reína.

No hay comentarios: