abril 04, 2008

Las alas del deseo

El cine como pretexto para recorrer una ciudad y para mostrar la intimidad de la gente y para hacer filosofía y meter fragmentos literarios de libros muy queridos. El argumento no lineal. Lástima, ya no se escriben diálogos así, con vuelo. Ahora el cine se mueve entre lo políticamente correcto y lo cínico. Ojalá volviéramos a ese concepto de no contar historias y hacer un cine de mera exhibición de costumbres sociales. Algo como documental pero vestido de ficción.

No hay comentarios: